Pereyra, "no hay margen" para negociar la reforma a la Corte

05-12-2017     Fuente  

Pereyra,

Pese a la reunión del Frente Cambia Mendoza, el diputado massista ratificó su rechazo a sumar dos ministros al máximo tribunal. El oficialismo aspira a convencer a los socios indecisos.


A horas de que se realice la cumbre "disciplinadora" del Frente Cambia Mendoza, el massista Guillermo Pereyra ratificó su oposición a la iniciativa del oficialismo de ampliar la Suprema Corte provincial. Aseguró que, más allá de la reunión, "no hay margen" para apoyar el proyecto de Juan Carlos Jaliff.

En medio de una trabada negociación, el oficialismo convocó a una reunión del Frente Cambia Mendoza para acercar posiciones y "disciplinar" a los rebeldes. En ese contexto, ante la consulta de MDZ, Pereyra (Frente Renovador), uno de los socios que rechazó de plano el proyecto de agregar dos ministros a la Corte, ratificó su postura. 


"No tengo por qué cambiar mi postura. Cuando estemos en la reunión, veremos los planteos y repetiré que no estoy de acuerdo", anticipó Pereyra y subrayó: "No hay margen".
 

Cuestionó, en esa línea, que algunos dirigentes digan que Cornejo, avalado por la Constitución, podría (si quisiera) aumentar la Corte sin necesidad de consensuar: "He escuchado tantas versiones, hasta a Arturo Lafalla declarando que el Gobernador tiene el poder y que él no tiene que consultar con nadie. Lafalla lo pudo hacer, en su momento, porque fue el Gobernador de un partido. Cornejo, en cambio, es gobernador de una coalición que en cuyas bases programáticas jamás mencionó que había que modificar la Corte".

Reiteró sus sospechas de que con esta reforma, el oficialismo busca, en realidad, conseguir una mayoría automática en la Justicia y lanzó retóricamente: "Acaso, ¿no hay hacia abajo otros métodos para destrabar la Justicia?", y sobre la reunión convocada con todos los dirigentes de Cambia Mendoza (pautada para las 18 de este lunes en el Hotel Cervantes) apuntó: "En vez de haber hecho esta reunión al principio, se hace al final. Si alguien falla acá no somos los aliados. Pareciera que si no se modifica la Suprema Corte se viene Mendoza abajo", disparó. 

En tanto, sabiendo que Pereyra es el más duro, el oficialismo apuesta a convencer al socio que aún está abierto al diálogo Marcos Niven (PD) y al indeciso Pablo Priore (PRO) para conseguir los números y lograr la sanción definitiva de la Ley que busca, entre otros aspectos, sumar dos a los siete ministros que hoy integran la Corte y dividir el trabajo en tres salas: penal, civil comercial y laboral. 


Buscar

Twitter